Manuel Vicent y El dictador: El renacer de una época

31 Oct

PR02261011_VICENT/Laura Bernal Sansalvor

Me gusta Manuel Vicent por cómo consigue destripar cada palabra y hacerla única. Sólo hay que fijarse bien en el matiz de las frases  y comprender que no hace falta que párrafos más abajo nos dé una explicación de aquellos que ha escrito al principio. Por ejemplo cuando menciona en este artículo titulado “El dictador” y cita “El día en que enterraron a Franco una niña se hallaba en un desván, que olía a manzanas y desde allí oía la voz de un cardenal que por la radio recitaba las exequias del muerto en la plaza de Oriente. Un tembloroso adolescente a su lado le pasó el cigarrillo para que diera la primera calada y el humo envolvió también el primer beso y las primeras caricias con que la niña se inició en el amor, mientras el sonido del funeral llegaba hasta el desván desde el jardín donde brindaban sus padres con unos amigos”. Perfectamente comprendes que la cruda situación en la que vivían los ciudadanos españoles, va a ir mejorando tras la muerte de Franco. Es decir que la libertad, entre comillas muy abiertas, estaba entrando en el país para dar paso a lo que hoy es nuestro entorno, nuestras costumbres, nuestros sueños… Es cierto que todo en la memoria se queda pero algo o alguien hacen que ese recuerdo sea más intenso que otro. Nunca se olvida el pasado, sin él no podríamos haber forjado un futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: