Fe de errores: Una vida periodística

27 Dic

PR13_MONTAGUT/ Laura Bernal Sansalvador

Fe de errores: Una historia de periodistas es un libro escrito por el catalán Albert Montagut, que narra su experiencia a lo largo de su trayectoria profesional y de cómo un periodista puede hacerse poco a poco. La editorial que ha llevado la encuadernación de este ejemplar ha sido “Temas de hoy” con un total de  480 páginas divididas en 11  capítulos y  anexos documentales.

El libro publicado en enero del 2009 tiene una sustancia reveladora del periodismo. Hasta el momento se tiene una visión de la profesión totalmente diferente a la que Montagut hace ver en su manual. Un informador está acusado la mayoría de las veces de manipulador, sensacionalista, cotilla e irresponsable y pese a que esto no llega a ser del todo mentira, existen otros profesionales en la materia que hacen bien su trabajo. Este es el caso del periodista Albert Montagut que con su talento ha querido trasmitir al futuro emprendedor y a la sociedad en general cómo ha evolucionado la carrera periodística basándose en su amplia experiencia personal.

La historia de un periodista

Con forme se lee Fe de Errores, el autor trasmite su vida periodística, narrando sus primeras prácticas, sus puntos de vista de la profesión, así como también la toma de contacto. Descubre el significado de la información y se asienta  en el medio periodístico asumiendo diferentes retos y problemas que han ido surgiendo en el mundo de la comunicación.

La profesión está llena de caminos que te llevan a descubrir cosas apasionantes, se tiene que vivir con intensidad, con los ojos bien abiertos y en alerta. Albert Montagut tenía claro que era lo que quería y plasmó en su libro todos los obstáculos que tuvo que superar para formarse como periodista y acabar siendo  director del diario Adn. Fue reportero en el periodo de la transición, luego pasó por  redactor de sucesos en la década de los ochenta y estuvo de corresponsal en Estados Unidos  trabajando en periódicos como El Mundo o El País.

Este libro tiene una connotación bastante positiva, pese a que el periodismo acarrea bastante desánimo a la hora de ejercerlo. Esto quiere decir que el trabajo que se realiza está destinado a un público que valora una información. Por lo tanto el profesional puede llegar a sentir miedo por el rechazo de una sociedad que no evalúa bien su trabajo y que por ello se ciñe a lo políticamente establecido y no divaga más allá. Evidentemente esto sucede en la gran mayoría de las profesiones  pero no obstante en el periodismo está más presente.

El modo en que Montagut ha querido trasmitir los valores que están arraigados en el periodismo, a mí parecer han sido bastante ilustrativos. Es cierto que en una carrera como ésta hay que velar por los intereses de uno mismo y por supuesto no dejar escapar ninguna oportunidad. El autor ha sabido plasmar cada detalle que favorece al periodista del futuro, ha logrado dar a conocer las riendas más peligrosas que pueden acabar con la misma y los riesgos de cometer errores. No obstante, aunque Montagut ha tenido que luchar por conseguir lo que ahora es y lo que le ha formado como periodista, también cabe destacar que ha sido un hombre al que la suerte le ha acompañado durante su vida. Es de esas personas que siempre ha estado en el sitio idóneo en el momento oportuno. Pero esto no es algo negativo, porque a raíz de su buena suerte, él ha tenido que esforzarse por dar la talla y así conseguir sus objetivos.

Albert Montagut

Una de las cosas que me ayudó mucho  comprender el significado de salir al mundo y recorrer kilómetros hasta llegar y entender ciertas situaciones es la frase que Montagut hace sobre América: “América no sólo sirve para distanciarse, sino también para colocar en su sitio muchos de los problemas que bloquean el crecimiento político-cultural de España hacia un modelo plenamente democrático, donde se abandone el tremendismo y el respeto a las ideas ajenas se asuma de una forma natural y eficaz”. (Pág 148, 11ª línea)Hay que conocer mundo, aventurarse por los recodos más privados y analizar las mejorar que pueden ser adaptadas tanto para mejorar como para reflexionar.

Por todo ello Albert Montagut intenta comunicar la pasión que va unida a una profesión que conduce a experiencias aleatorias y que gracias a ello se demuestra lo importante que ha sido y será el periodismo.

Estas son algunas frases que caracterizan el libro y que me han parecido perfectas para ilustrarlo:

  1. La información es el secreto mejor guardado. (Pág. 13, 1ª línea)
  2. Lo importante no es la firma, es el privilegio de escribir y publicar. (Pág. 21, 18ª línea)
  3. Ir a los sitios es el único camino por donde avanzar en el periodismo. (Pág. 25, 3ª línea)
  4. La información es todo aquello que pasa y nos sorprende hasta el punto de que creemos que debe ser contado inmediatamente y, si es posible, antes de que lo haga otro. (Pág. 32, 4ª línea)
  5. El título deber ser siempre la noticia, pero en los reportajes, el título principal bien puede ser lo que más haya sorprendido, de ahí la importancia que tiene estar en todo, fijarse en todo y enterarse de todo, porque son los detalles los que en definitiva marcan y dan la diferencia, y lo que permite que el título sea atractivo y no pase desapercibido para el lector. (Pág. 55, 1ª párrafo)
  6. Publicar no debe ser siempre la única alternativa. La prudencia es una tabla de salvación. (Pág. 91, 29ª línea)
  7. A veces es muy aconsejable romper con la dinámica de los horarios y cuando todo indica que una historia ha terminado, es conveniente regresar al lugar de los hechos, ya que siempre suele encontrase algún nuevo detalle. (Pág. 92, 17ª línea)
  8. Los reporteros deben saber cuándo deben ir a los sitios acompañados de un fotógrafo; si hay foto, las historias siempre tienen más espacio. (Pág. 107, 1ª línea)
  9. Era una época en la que no había móviles, así que si estabas siete horas ilocalizable, estabas siete horas fuera del mundo. (Pág. 168,  13ª línea)
  10.  Es importante que los corresponsales se lo pasen bien escribiendo. Han de escribir sobre aquello que les choca del país en el que viven. Deben verlo desde los ojos de un extranjero, han de ver lo bueno y lo malo, y ser objetivos. (Pág.206, 16ª línea)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: