Stephen Glass: Una lección para periodistas

21 Feb

PR15_GLASS/ Laura Bernal

El precio de la verdad transmite una realidad que en el periodismo ha estado presente en numerosas ocaciones. Esta película narra la historia de Stephen Glass, un jóven periodista que fue redactor de la revista de actualidad y política ‘The New Republic’ y articulista por cuenta propia para publicaciones como Rolling Stone, Harper’s y George.

Sus artículos se convirtieron en un referente de las revistas. No obstante e igual que otros periodistas como Jason Blair del ‘The New York Times’ que falsificó durante meses declaraciones, fuentes, escenas, o como Janet Cook del ‘The Washington Porst’ que se saltó el código deontológico para poder conseguir un Pulitzer, Stephen Glass fue despedido por Charles Lane en 1998 por inventarse un artículo con el título El paraíso del hacker. Tras el descubrimiento se realizó un estudio de los 41 artículos que había escrito Glass y se constató por la revista económica, Forbes’ que el redactor había inventado datos y fuentes de 27 de esos 41 artículos.

Cinco conclusiones en las que se basa el buen periodismo:

El precio que muchos periodistas pagan por no contar la verdad

1-      La profesión periodística debería llevar de sobrenombre el de ‘verdad’. La integridad, el respeto y la responsabilidad son algunas de las clausuras que recoge el código deontológico de la FAPE y que un redactor no puede saltarse nunca.

2-      En la película Stephen Glass dice “yo tomo nota de lo que hace la gente, averiguo que la conmueve, lo que la asusta y sobre eso escribo”. Ante esto sólo cabe destacar que si a un periodista le gusta contar historias, que escriba un libro y que sepa diferenciar la literatura del periodismo.

3-      Por otro lado Stephen Glass dice que el periodismo es “el arte de captar el comportamiento” y  que para ello hace falta observar y saber transmitir lo que le conmueve a la gente. Según mi opinión es una filosofía bastante buena, pero Glass al igual que otros muchos cruzó el atajo más fácil pero el más doloroso al final. Hay que saber contar las historias, documentarse bien, ir a los sitios, llamar, hacer preguntas, eso si que es emocionante, y sobretodo, periodismo.

4-      Me gustaría destacar la devoción que algunos periodistas como Janet Cook tienen por ganar un Pulitzer y que se arriesgan a falsificar un artículo completo para lograrlo sin pensar en las consecuencias. No sólo se infringe la ley ética y moral, si no que se daña la imagen del mundo y se trata de ignorantes a los lectores. Por lo que al descubrirse el engaño el público genera un rechazo hacia el profesional.

5-      Lo peor de saltarse las normas es que en este caso el propio Stephen Glass llegó hasta tal punto de que se creyó sus propias mentiras, y si un periodista la única baza que tiene es el don de las palabras y si esas palabras están envenenadas de quimeras ya no sabe que es verdad y que no, por lo tanto se destruye a si mismo y a lo que podría haber sido como redactor.

Éstos cinco titulares contienen las ideas esenciales de la película y de casos en general

1-      Contar la verdad es un privilegio de los periodistas

2-      Un buen periodista no traiciona la confianza ni de sus lectores ni de sus compañeros

3-      “Esto ocurre cuando alguien os guía por el camino de la perfección”

4-      La mentira es un obstáculo en el periodismo

5-      Es esencial la documentación y el uso de las fuentes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: