Stephen Glass, el falso periodista

24 Feb

PR15_GLASS/ Farasa Hanano Álvarez

El precio de la Verdad es el título de la película en la que se narra la historia real de Stephen Glass. Un reportero, con un futuro brillante en la revista The New Republic que se ve truncado cuando descubren que todos sus reportajes habían sido inventados.

Stephen Glass es un joven periodista que inicia su carrera en la prestigiosa revista americana The New Republic. En la redacción destaca por su simpatía y por lo rimbombante de sus historias. Se  caracteriza por encontrar extraños personajes involucrados en extrañas situaciones que contadas de manera precisa y contrastada son el cóctel perfecto para un reportaje.  Pero los reportajes estrella de Stephen Glass pronto darán un giro de 180º grados. Hack Heaven, su última obra maestra descubrió todo el engaño. Un periodista de Forbes digital, frustrado por no haber sido él el que destapase la historia del Hacker adolescente comienza a intentar ponerse en contacto con los autores que aparecían en la publicación. Es en ese momento en el que se descubre que el escrito era falso, no solo por la historia si no porque sus personajes también eran inventados. El director de The New Republic comienza a investigar y descubre que al menos 27 de los 41 artículos publicados bajo el nombre de Stephen Glass habían sido inventados o por lo menos modificados. El periodista se encuentra entre las cuerdas y es entonces cuando no le queda más remedio que admitir la verdad y salir del panorama periodístico durante una larga temporada, dejando tras él una gran duda que recaía sobre la publicación The New Republic.

Cinco son los titulares que destacaría del film:

1-      “Si los datos no están comprobados no hay que entregarlos”.

2-      “¿Sabes el problema? Que no se fotografía. ¿Cómo puedes inventar a un personaje si tienes que fotografiar todo lo que escribes?

3-      “A veces la única manera de comprobar los hechos de una publicación son las notas del periodista”.

4-      “Nos entregó ficción tras ficción y nosotros lo publicamos como verdad”

5-      Inventó o modificó 21 de los 47 artículos que había escrito.

Conclusiones sobre la pila de titulares:

1-      En todas las publicaciones que sean destinas a cualquier soporte las fuentes y los hechos tienen que estar contrastados. Y no hay que ser perezoso, no sólo hay que contrastarlo con una persona, si no con varias.

2-      La foto ha ayudado a que las informaciones no se puedan inventar. Si cuentas que algo o alguien está en un sitio debes demostrarlo, y la forma, una fotografía no hay nada más veraz para comprobar un hecho que una imagen contrastada.

3-      Es cierto que a veces hay fuentes que no quieren que ser desveladas y por lo tanto deben mantenerse en el anonimato y lo único que queda son las notas del periodista. Pero siempre se debe tener algo más que simples notas, será la única manera de comprobar que algo no es una falacia.

4-    A pesar de que en la revista se comprueban una y otra vez las notas del periodista para saber que los hechos son reales, en este caso no fue suficiente. No se profundizó más allá, y no se buscó a las fuentes o las empresas que aparecían en las publicaciones de Stephen Glass.

5-      Años más tarde Stephen Glass declaró en la CBS que había inventado sus artículos para que sus lectores pudiesen leer una historia perfecta. Pero al señor Glass habría que decirle que lo único que quieren leer los lectores es algo verdadero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: