Duro y desmoralizador discurso de Ignacio Ramonet en “La explosión del periodismo”

25 Mar

PR19_Ignacio Ramonet / Sandra S. Manzanares Lucas 

La explosión del periodismo de Ignacio Ramonet es un análisis de los fallos que han llevado a la prensa escrita a encontrarse en una situación crítica ante la opinión pública: su credibilidad se ha erosionado. Si a ello se le añade la actual crisis económica se obtiene un panorama periodístico realmente devastador. Los internautas actúan como periodistas a través de las herramientas tecnológicas y parece que a los que consumen información les da igual de donde provenga. El desprestigio de los periodistas va en aumento y Ramonet no duda en presentar un panorama alarmante para los mismos.

Portada del libro La explosión del periodismo

 

Ficha técnica:

Título de la obra: “La explosión del periodismo” 

– Autor: Ignacio Ramonet 

– Traducción: Begoña Moreno-Luque

Fecha, lugar: Mayo de 2011, Madrid

Número de edición: Primera

Editorial: Clave intelectual

– ISBN: 978-84-9047-0-8 

Depósito legal: M-20913-2011

Precio: 15 euros

Número de páginas: 155 en las que quedan incluidos apartados como el índice, el prólogo, los siete capítulos, la bibliografía, y algunos sitios web de consulta.

 

Argumento de la obra:

Ignacio Ramonet hace un recorrido por la trayectoria de la prensa escrita y de los motivos que han desencadenado su actual situación. Analiza los errores (endogamia político-mediática y la debilitada ética informativa, entre otros) de los periodistas desde los comienzos de la profesión y finalmente tranquiliza a los mismos argumentando que Internet no acabará con su labor si saben adaptarse a él y sus formatos.

    Para el autor, “estamos viviendo un cambio de paradigma” por el que la lógica de la información en la red hace lanzar una noticia en bruto para después “corregirla, modificarla o enriquecerla de forma permanente”. Atrás quedó aquel modelo de lógica “vertical” entre medios y lectores. Actualmente estos últimos trabajan con los profesionales e incluso compiten con ellos por ofrecer la información. Ante esto, a los espectadores, lectores, en definitiva, a la audiencia parece no importarle demasiado la calidad de la información. Sino que prevalece la inmediatez y la rapidez propias de la era Internet que se ve fomentada por la “falta de credibilidad” de los informadores tradicionales. El periodista de Pontevedra afirma que la crisis es una crisis de identidad, en la medida en que precisamente el surgimiento de información en línea hace posible que el ciudadano ordinario pueda transmitir información a través de Internet. Los propios medios contribuyen a eso porque le piden a los lectores que, si han sido testigos de un evento, envíen vídeos, textos o comentarios sobre lo que han visto. Esta confusión hace que hoy en día no se sepa bien qué es ser periodista”.

    Sin embargo, para concluir el libro, Ramonet confía en que los consumidores de información tengan una ambición cultural que les lleve a buscar información de buena calidad, procedente de los verdaderos profesionales que son los periodistas. Y si los periodistas deciden comunicar teniendo por arma el contrapoder hacia la concentración de los poderes políticos y económicos.

 

Valoración del libro:

Ignacio Ramonet / Imagen de tendencias21.net

Si bien es cierto que desde el principio del tomo La explosión del periodismo, uno, como periodista, se deprime pues Ignacio Ramonet augura un futuro más negro, aún si cabe, que el presente; también habla de periodismo a la vez que lo hace por lo que es difícil rebatir las cuestiones que trata. Todo el libro es una inagotable reseña a casos que fortalecen sus argumentos. Busca predicar con el ejemplo y este ensayo periodístico es una de las maneras de ejercer la profesión con calidad. Aporta datos básicos de hechos concretos que la opinión pública debiera conocer, así como los entramados empresariales que se esconden detrás de muchos medios de comunicación. Es un libro con el que toda biblioteca casera tendría que contar.

    El comienzo de la crisis de identidad de los medios, la falta de credibilidad de los mismos a causa de periodistas que han basado su carrera en las falacias, la generosa aparición de WikiLeaks, los abusos y la concentración del poder, la rentabilidad y el futuro económico de los diarios impresos… un sin fin de temas que hacen replantear los modelos actuales de comunicación y podrían cambiar una estructura que se tambalea, pero quizá su discurso resulta inminentemente duro y desmoralizador para una profesión que de sobra conoce su situación. Al libro de Ramonet le faltan aliento y soluciones. La autocrítica es esencial para avanzar y mejorar en cualquier ámbito que uno se plantee, pero cuando el mensaje ya ha quedado claro no es necesario continuar con páginas y páginas de reniego hacia el periodismo. Como tampoco es necesaria o correcta la generalización de la que hace gala en toda la obra.

    Por otra parte, puede que a los periodistas les haga falta de vez en cuando este tipo de zarandeos. Para ser conscientes, el que no lo sea, del panorama en el que están inmersos y hacer algo por salir de él. Por seguir el camino de la rigurosidad y ser capaces de adaptarse a los nuevos tiempos sin aires derrotistas.

 

Citas interesantes de La explosión del periodismo:

– “En la nueva sociedad de redes, cada ciudadano es un “periodista” en potencia. El internauta que domina los recursos de la Web 2.0 no es considerado inferior al periodista profesional. Es más, le disputa su estatus de supremacía” (Página 18 )

– “El auge de las redes sociales actualiza el proyecto de una mayor democratización de la información”. (Página 24)

– “El ritmo de degradación de las ventas no deja de acelerarse, lo que refuerza la creciente y malsana dependencia de la prensa ante el Estado y las ayudas públicas”. (Página 29)

– “Los grandes grupos mediáticos cotizan en Bolsa. […] Los medios de comunicación que les pertenecen suelen censurar las noticias que les pueden criticar”. (Página 48)

– “Los medios de comunicación dominantes constituyen en la actualidad un grave problema para la democracia”. (Página 53)

– “El hombre contemporáneo corre el riesgo de convertirse en un ignorante saturado de información”. (Página 54)

– “La prensa era entonces la voz de los sin voz. […] Ha perdido su función esencial de contrapoder”. (Página 57)

– “Ya no actúan como medios de comunicación sino como auténticos partidos políticos. No reivindican el derecho a la crítica sino que se alzan como oposición ideológica”. (Página 64)

– “Internet no sustituirá a la prensa escrita, igual que la televisión no ha sustituido a la radio o al cine, ni éste al teatro o a la ópera.” (Página 147)

“A veces olvidamos que el periodismo pertenece a la familia del arte literario.” (Página 149)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: