Fe de Errores: inyección de positivismo para futuros periodistas

8 Ene

PR13_MONTAGUT/ Rocío Gómez Fabra

“Fe de errores, una historia de periodistas”, es un libro que hace honor a su título, porque realmente eso es de lo que trata. En él, Albert Montagut describe cómo es la vida de un periodista a través de su propia experiencia, a modo de biografía, contando con todo lujo de detalles cada paso que dio, cada fallo y cada acierto, así como describiendo todos y cada uno de los medios en los que trabajó y los profesionales con los que compartió algunos años de su vida profesional y personal.

A lo largo del desarrollo de la historia se van incluyendo textos que se publicaron en los diarios en los que él trabajó, así como anécdotas o crisis que sufrió él en primera persona. Otro de los aspectos a destacar es la carga emocional que tiene el libro, ya que Montagut refleja muy bien y de manera muy clara los distintos estados de ánimo que atraviesa en cada época de su vida. Si bien al comienzo del libro el autor está cargado de energía e ilusión por el camino que se le abría en la profesión de sus sueños, a mitad de la historia, con la vuelta a España tras haber sido corresponsal en Washington, su estado anímico es mucho más depresivo y gris. Y si cuando cuenta el inicio de su andadura en el diario el mundo, vuelve a notarse cierto aire de renovación, ese espíritu pesimista continúa.

Por otra parte, la época en la que se desarrolló la carrera de Albert Montagut es muy atractiva para cualquier estudiante de periodismo, ya que fue la época del resurgir del periodismo español, con los nuevos diarios que aparecían tras el fin de la dictadura o los cambios a los que los medios ya implantados debieron someterse. Esto no sólo se produjo dentro de nuestras fronteras, sino que también se refleja el nacimiento de determinadas corresponsalías, quizá uno de los aspectos más interesantes para aquellos que todavía conservamos esa ilusión por sumergirnos en esta profesión.

Albert Montagut / http://bit.ly/wecI1G

Por todo ello, si bien en un contexto algo distinto, el trasfondo es el mismo si hablamos de crisis en la profesión. En la actualidad es constante oír hablar de la crisis de los medios, del papel o de la profesión en general. Pero en aquella época también tuvieron que hacer frente a muchos cambios y algunos de ellos los refleja Montagut en su libro. Por ejemplo cuando cuenta que los diarios no salían los lunes ya que tan sólo lo hacía la Hoja del Lunes, y cómo a raíz de que El Periódico rompiera sólo por un día (cuando se produjo el atraco al Banco Central en Barcelona) aquella norma, ésta desapareció. Otro caso se da cuando los medios se empiezan a dar cuenta de que tienen que tener corresponsalías en determinados países o zonas, o más recientemente, cuando los diarios tuvieron que adaptarse a la aparición de una nueva plataforma: Internet.

Por otra parte, el autor también refleja una realidad muy presente en el periodismo, ese nomadismo que caracteriza a esta profesión. Ese ir y venir de un medio a otro que muchos profesionales experimentan a lo largo de su trayectoria. En su caso, narra sus experiencias en medios como Cataluña Express, El Periódico de Cataluña (en el que llegó a estar hasta en cuatro ocasiones distintas), El País o El Mundo.

En mi opinión éste es un libro que todo futuro periodista debería leer por diversos motivos, aunque he de confesar que durante su lectura he tenido sentimientos encontrados. En primer lugar he de decir que me ha gustado la historia en sí, ya que creo que es útil para las personas que estamos empezando en esta profesión. No es frecuente que alguien te cuente tan detalladamente sus inicios y su trayectoria profesional, y esto ayuda a la hora de hacer un planteamiento inicial cuando acabas de terminar la carrera y realmente no sabes muy bien hacia dónde ir.  Sin embargo, desde mi punto de vista, en ocasiones el relato se aleja de la realidad y trasmite un positivismo extremo. Creo que es bueno que los profesionales alienten a los jóvenes, pero también considero que no se puede trasmitir la idea que todo va a ser fácil, y a lo largo de la lectura a veces me ha dado esa sensación. Esto se ve intensificado con la idea qeu se percibe de que el autor ha sido una de las personas con más suerte del mundo, ya que parece ser que siempre ha estado en el sitio perfecto en el momento oportuno.

También opino que en algunos fragmentos del libro, quizá sea por la forma en la que lo ha plasmado el autor, se respira cierto aire de superioridad ya que son muchas las veces que Montagut dice que su diario fue el único que publicó cierta información, que él fue el único periodista que consiguió declaraciones de determinadas personas, o que alguna idea novedosa había sido de su cosecha, y a mi parecer, este tipo de afirmaciones, si se realizan de manera continuada, pueden llegar a ser algo molestas.

Me gustaría destacar también, que ha habido momentos en los que la lectura me resultó bastante pesada, sobre todo por la masiva aparición de textos (publicados en los medios en los que trabajaba el autor), así como párrafos muy largos en los que no quedaban muy claras las ideas, o la presencia de numerosos nombres, que si bien entiendo que el periodista quisiera que aparecieran a modo de agradecimiento, creo que a veces resultaba un poco lioso de cara al lector.

Para finalizar, quisiera comentar un aspecto que me ha parecido interesante a la vez que agradable, el hecho de que Montagut nombre distintos medios, canciones, títulos de películas o libros ya que muchos me han parecido interesantes. También la aparición continua de anécdotas personales del autor y la explicación de algunas noticias que él mismo trató en sus textos, ya que considero que pueden resultar del interés de los futuros periodistas.

A continuación podéis ver algunas de las citas que me han parecido más interesantes:

-“Lo importante no es la firma, sino el privilegio de escribir y publicar”. (Página 21, línea 17).

-“(…) La Prensa española tiene una grave carencia de reporterismo” (Página 31, línea 26).

-“(…) Una parte importante del periodismo es contar aquello que el público desconoce, explicar los detalles y los acontecimientos que han pasado desapercibidos” (Página 33, línea 27).

-“Una parte esencial de ser periodista es sobrevivir sin perder la ilusión, incluso en los momentos de crisis” (Página 42, línea 28).

– “Es deber de los profesionales saber en qué casos y dónde se traza la línea de lo moralmente correcto, por encima de otros detalles. Y esta consideración moral supera claramente el propio derecho de informar” (Página 90, línea 3).

-“En los contactos con fuentes únicas hay una regla que debes observar, la de la prudencia” (Página 91, línea 12).

-“(…) Siempre que exista una duda, una simple duda, hay que evitar la publicación. (…) Publicar no debe ser siempre la única alternativa” (Página 91, línea 30).

-“(…) No hay mejor investigación que la que permite ir publicando informaciones sobre un tema día a día” (Página 167, línea 34).

-“Los corresponsales (…) han de escribir sobre aquello que les choca del país en el que viven” (Página 206, línea 16).

-“El orgullo de trabajar para una gran cabecera se tiene que demostrar con un comportamiento profesional exquisito y sereno que muchos profesionales no acaban de entender” (Página 234, línea 19).

-“En tiempos de crisis (…) se llega a mezclar la información con la pura publicidad” (Página 259, línea 10).

-“Fue en ese momento cuando la opinión pública empezó a extrañarse de que una misma noticia tuviera dos titulares distintos. La guerra mediática no sólo acababa de empezar, situaba de repente a los medios en uno u otro lado del espectro político. La objetividad perdió la batalla y jamás se recuperaría. La Prensa española enfermó en aquel momento” (Página 280, línea 25).

-“(…) No hay que tomarse las historias como algo personal” (Página 303, línea 11)

-“El futuro no debería instalarse en nuestras mentes hasta el punto de bloquearnos y no dejarnos ver que las verdaderas batallas se libran siempre en el presente” (Página 395, línea 23).

Y estas son citas de otras personas, pero que también aparecen en la obra de Montagut:

-“(…) La información flota en el ambiente, durante todo el tiempo y los periodistas son las personas que deben atraparla y publicarla” (Cita de Martí Gómez que Montagut recoge en la página 24, línea 9).

-“Llamar a todas las puertas” (Cita de Carl Bernstein sobre el secreto del periodismo de investigación,  página 165, línea 16).

-“(…) La mejor forma de afrontar una corresponsalía es hacer de reportero” (Cita de Michael Caine, página 220, línea 5).

Ficha técnica:

Título de la obra: “Fe de Errores. Un historia de periodistas”.

Autor: Albert Mnotagut.

Fecha, lugar: Enero de 2009. Paseo de Recoletos, 4. 2800 Madrid

Número de edición: Primera

Editorial: Temas de Hoy

ISBN: 978-84-8460-763-2

Número de páginas: 480 en total de las cuales 396 se dedican al desarrollo de la historia, mientras que 3 son agradecimientos, 60  que incluyen anexos, 4 de bibliografía y  finalmente 14 en las que se desarrolla un índice onomástico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: